Anamaya Yoga es un espacio en el que todo el que quiere pertenecer puede hacerlo; no importa tu nivel de práctica y ni tus expectativas al iniciar; lo único que nos importa es tu disposición y tu presencia.  

division-3

 

MISIÓN

En Anamaya nos enfocamos en la práctica de la No Violencia (Ahimsa) en todo lo que emprendemos, respetando el proceso de cada uno de los alumnos que se incorporan a nuestras clases, talleres y formaciones  

VISIÓN

Trabajamos por la correcta difusión del yoga para que nuestro entorno conozca y respete los valores fundamentales de las enseñanzas de los grandes maestros.

VALORES

RESPETO Por el proceso de cada uno de nuestros alumnos
HUMILDAD Al reconocer que todos estamos aquí para aprender
HONESTIDAD Al permitir que cada alumno se desarrolle y crezca en lo que, de manera personal, necesita.

RESTAURATIVO

RESTAURATIVO

Uso de apoyos para corregir y alinear.

HATHA

HATHA

Alineación y fuerza en cada asana.

VINYASA

VINYASA

Las asanas fluyen conectadas por la respiración.

MEDITACIÓN

MEDITACIÓN

Una pausa para sentirte y reencontrarte.


Conocer Yoga ha sido una experiencia interminable llena de aprendizajes y experiencias únicas. El más importante ha sido aprender y formarme como instructora, donde he encontrado caminos llenos de obstáculos, retos y satisfacción personal.  Se cree que el Yoga y sus objetivos son lograr posturas admirables e inalcanzables, sentarte en postura de loto y tratar de mantener una mente en blanco...sin embargo el objetivo del Yoga es vivir los proceso para lograr los objetivos que busques, logrando así un cuerpo y una mente sana... y eso es lo que he encontrado en Anamaya Yoga.

Ale López

En Anamaya encontré el equilibrio perfecto entre una shala de yoga que cuida cada detalle, la enseñanza dulce y precisa de cada postura, de cada alineación y la dedicación y pasión de Ale por transmitir el conocimiento, respetando el tiempo y proceso de cada alumno. Para mí la formación de Anamaya es única donde encontré grandes amigos y sobre todo me encontré conmigo mismo. "Gracias Anamaya, Gracias Ale"

Carlos

Mi experiencia en la formación ha sido gratificante debido a que ha ido más allá de mis expectativas. En principal las personas que lo conforman, el ambiente y energía que lo envuelve es inigualable. El hecho de permanecer en una formación nunca es fácil, existen ocasiones en las que el yoga te demuestra el compromiso contigo mismo y se refleja en todos los aspectos de la vida. No siempre ha sido fácil ni grato reconocerse a uno mismo, pero la Alianza y Anamaya me han demostrado que puedo contar y encontrarme dentro de este hermoso ambiente, siendo yo misma.

Andrea

Mi primera vez con la filosofía de yoga fue en el retiro organizado por Anamaya Yoga y su excelente instructora Ale, y la verdad fue una experiencia increíble saber que existe una filosofía tan completa y que me ayudó en todos los sentidos a ser mejor humano y que cada día puede uno mejorar física y mentalmente siempre escuchando a tu cuerpo. ¡¡Gracias Ale por esta experiencia tan maravillosa que definitivamente marco mi vida!!

Claudia García

Nunca había practicado Yoga, y cuando lo hice por primera vez, fue con Ale. No encuentro palabras para expresar mi sentir y el enamoramiento que tuve ese día. Excelente instructora y excelente ser humano.

Graciela García

Asistir al retiro con ale fue para mí aprendizaje, exploración interna, reencuentro con mi ser...

Gracias ale por el amor y el respeto de la enseñanza de esta hermosa disciplina

Janet Santoyo

¡Un retiro con Ale, es un aprendizaje en todos los sentidos! ¡Es encontrar tú camino para estar feliz y en paz!

Marcela Herbert

Tengo la fortuna de tomar clase de Yoga con Ale cada semana y es increíble como cada clase me sorprende con algo. Estoy muy agradecida con la vida por haberla puesto en mi camino.

Lore

Porqué voy a Anamaya: Mi nombre es Jéssica Suárez, llevo practicando yoga desde hace 5 años. Yo he encontrado en ANAMAYA el profesionalismo para entender lo que es YOGA en realidad, me han enseñado que no solo es la práctica dentro del tapete, sino hay que llevarlo a nuestra vida diaria. Así mismo mi maestra es congruente con lo que enseña, práctica y vive día a día. Lo que me encanta es que el ambiente es muy cálido, respetuoso y de mucho amor. Las prácticas son diferentes y me ha enseñado a honrar a mi cuerpo, a ser paciente con él, y que, cuando no logró hacer alguna postura, es por lo que estoy viviendo en ese momento, algún momento de angustia, desesperación, o bien desequilibrio. El VIVIR EL AQUI Y EL AHORA ES MUY COMÚN DURANTE MI PRÁCTICA. Muchas gracias por las enseñanzas de vida que me has dado.

Jéssica Suárez